Cómo superar un TCA y la ansiedad por comer: Autonegligencia vs autocompasión

Muchas personas luchan para superar un TCA y la ansiedad por comer, enfrentándose a desafíos profundos relacionados con su bienestar emocional y corporal.

La relación que tenemos con la comida puede ser compleja y a menudo está influenciada por nuestras emociones, experiencias pasadas y la presión de la sociedad para mantener un determinado estándar de belleza

En medio de este complicado panorama, dos conceptos clave y totalmente opuestos emergen como factores determinantes y la clave para superar un TCA y la ansiedad por comer: Autonegligencia vs Autocompasión.

Descubre aquí de qué se trata y el paso a paso para desarrollar la autocompasión, superar la autonegligencia y tener una relación más saludable con la comida

Autonegligencia: Descuidando nuestras necesidades y cómo influye en los TCA y la ansiedad por comer

La autonegligencia es un término que abarca una variedad de comportamientos y actitudes que reflejan la falta de cuidado personal en relación con la comida, el bienestar emocional y corporal. Por ello, es un aspecto clave a tener en cuenta en el camino para sanar un TCA y la ansiedad por comer.

La autonegligencia se manifiesta de diferentes maneras:

1. Autonegligencia emocional:

Implica la represión de emociones relacionadas con la comida, como la vergüenza o la culpa, en lugar de abordarlas y comprender su origen. Puede llevar a una falta de comprensión y cuidado de las emociones asociadas con la alimentación.

2. Autonegligencia alimentaria:

Se refiere a la ignorancia de las señales de hambre y saciedad de nuestro cuerpo. Esto puede llevar a patrones de alimentación poco saludables, como sobreingestas, no tener ningún tipo de cuidado sobre las elecciones que se hace de los alimentos,  someterse a dietas restrictivas, sin prestar atención a las necesidades reales de nuestro cuerpo.

3. Autonegligencia corporal:

Está relacionada con la desconexión de nuestro cuerpo y sus necesidades físicas. Esto puede manifestarse en la falta de ejercicio adecuado o en la falta de atención a las señales de nuestro cuerpo, como la fatiga o el dolor.

También podríamos añadir: la falta de higiene, etc.

Restricción Alimentaria, TCA y Autonegligencia:

¿Por qué la restricción alimentaria puede considerarse una forma de autonegligencia?

Te cuento varias razones:

1. Descuido de las necesidades nutricionales básicas:

Cuando alguien se somete a restricciones extremas en su alimentación, a menudo está descuidando sus necesidades nutricionales básicas. Esto puede llevar a una falta de nutrientes esenciales que son necesarios para mantener una buena salud física y mental.

2. Impacto en la salud física:

La restricción extrema puede tener graves repercusiones en la salud física. Puede resultar en deficiencias nutricionales, debilidad, fatiga, problemas en el sistema cardiovascular y otros problemas de salud.

3. Impacto en la salud mental:

La restricción alimentaria también puede afectar negativamente la salud mental. Puede dar lugar a obsesiones sobre la comida, ansiedad, culpa y una relación poco saludable con la alimentación. La preocupación constante por las restricciones y la preocupación por el peso y la apariencia pueden ser perjudiciales para la salud mental.

4. Reducción de la calidad de vida:

La restricción extrema a menudo limita las opciones alimenticias y puede reducir la calidad de vida de una persona. Puede hacer que las actividades sociales sean difíciles, ya que la persona puede evitar situaciones donde se sirvan alimentos que están fuera de sus restricciones.

5. Aislamiento social:

Aquellas personas que siguen dietas extremadamente restrictivas pueden aislarse socialmente, ya que pueden evitar eventos sociales que involucren comida o sentirse incómodas en tales situaciones.

Autonegligencia, TCA, ansiedad por comer y trauma relacional

La autonegligencia alimentaria, emocional y corporal (componentes que estén presenten en los TCA y la ansiedad por comer) a menudo está relacionada con el trauma relacional. Las experiencias pasadas de relaciones disfuncionales, abuso o negligencia pueden llevar a una relación complicada con la comida y el cuerpo.

Por ejemplo, alguien que ha experimentado abuso emocional puede usar la restricción alimentaria como una forma de control en un intento de sentirse segura.

En estos casos, la autonegligencia alimentaria puede ser una manifestación de traumas no resueltos y emociones reprimidas.

La Autocompasión: Cultivar la Amabilidad Hacia Uno Mismo en la superación de los TCA y la ansiedad por comer.

La forma diametralmente opuesta de tratarse y cuidarse, es la autocompasión, esto es, la compasión hacia una misma. Y es una cualidad esencial en el camino hacia una relación saludable con la comida, superar un TCA y la ansiedad por comer.

Sin embargo, hay personas que a menudo confunden autocompasion con autonegligencia, como pasar de todo y no hacer nada. Nada más lejos de la realidad.

Confusión y diferencias clave entre Autocompasión y Autonegligencia

La autocompasión se trata de tratarte a ti misma con el mismo cuidado y comprensión que brindarías a un ser querido que estuviera pasando por dificultades.

Implica cultivar la amabilidad hacia una mismo, la humanidad compartida y la atención plena en el contexto de la alimentación y el bienestar emocional.

Y esto favorece que las personas puedan acceder a sus recursos y tomar acciones más saludables.

Kristin Neff, psicóloga y pionera en la investigación sobre la autocompasión, ha destacado cómo este enfoque beneficia tanto la salud mental como la física.

Componentes Clave de la Autocompasión en la sanación de un TCA y la ansiedad por comer:

  1. Amabilidad Hacia Una Misma: La amabilidad es el corazón de la autocompasión. Significa reconocer tus desafíos alimentarios y emocionales con comprensión y empatía en lugar de autocrítica. En lugar de castigarte por errores alimentarios o lapsos, te tratas con gentileza y te animas a ti misma a seguir adelante.
  2. Humanidad Compartida: La humanidad compartida implica reconocer que todos enfrentamos dificultades en la relación con la comida. En lugar de sentirte solo en tus luchas, comprendes que tus desafíos son una parte común de la experiencia humana. Esto te ayuda a reducir la vergüenza y la autoexigencia.
  3. Atención Plena: La atención plena implica estar presente en el momento mientras comes y ser consciente de tus señales de hambre y saciedad. Te permite disfrutar de tus comidas sin juicio ni exageración, lo que fomenta una relación más saludable con la comida.

Como ves, la autocompasión te brinda la capacidad de navegar por las dificultades alimentarias con resiliencia y cuidado propio.

En lugar de caer en patrones de autonegligencia, donde se ignoran las necesidades básicas y se practica la crítica interna, la autocompasión te empodera para abordar los desafíos alimentarios desde un lugar de amor propio y autoaceptación.

En tu viaje hacia una relación más saludable con la comida, sanar un TCA y la ansiedad por comer, aprender a cultivar la autocompasión puede ser un paso transformador.

Todo esto y mucho más lo atendemos en el TALLER ONLINE DE AUTOCOMPASIÓN de 2 h: Trátate bien (VER INFO): 

“La autocompasión no significa que ignores o minimices tus problemas; significa que los afrontas con amabilidad y comprensión hacia ti mismo. En lugar de juzgarte, te tratas como tratarías a un buen amigo en tiempos de dificultad.” Kristin Neff 

Diferencias entre autocompasión y autonegligencia en los TCA:

Aquí tienes algunos ejemplos de conductas de autocompasión y las diferencias con la autonegligencia:

Ejemplo de Conductas de Autocompasión:

  1. Hablar contigo misma con amabilidad: En lugar de criticarte duramente por un error, te hablas con compasión, como lo harías con un amigo. Por ejemplo, en lugar de decirte “Soy un fracaso”, te dices “Todos cometemos errores, es normal”.
  2. Aceptar las emociones: Reconoces tus emociones, incluso las difíciles, sin juzgarte. En lugar de reprimir o negar tus sentimientos, permites que fluyan y los validas. Por ejemplo, en lugar de evitar la tristeza, la experimentas y te permites llorar si es necesario.
  3. Cuidado físico y bienestar: Te cuidas físicamente, atendiendo a las necesidades de tu cuerpo. Esto implica una alimentación equilibrada, descanso adecuado y ejercicio saludable. No te descuidas a ti mismo físicamente.
  4. Establecimiento de límites saludables: Aprendes a decir “no” cuando es necesario y a establecer límites que protejan tu bienestar emocional y físico. No te sobrecargas de responsabilidades o compromisos en detrimento de tu salud.
  5. Búsqueda de apoyo y ayuda: Si enfrentas dificultades emocionales o situaciones desafiantes, buscas apoyo emocional o profesional en lugar de aislarte o ignorar tus problemas.

Diferencias con la Autonegligencia:

  1. Autonegligencia emocional: En lugar de cuidar tus necesidades emocionales, puedes reprimir emociones difíciles y evitar abordarlas. Esto puede llevar a un ciclo de evitación y represión emocional.
  2. Autonegligencia alimentaria: Ignorar las señales de hambre y saciedad, comer sin consciencia y sin prestar atención a tus necesidades, o seguir dietas extremadamente restrictivas son ejemplos de autonegligencia alimentaria.
  3. Autonegligencia física: Descuidar tu salud física, como no hacer ejercicio, no prestar atención a las señales de fatiga o dolor en tu cuerpo, o ignorar problemas médicos, es un ejemplo de autonegligencia corporal.
  4. Falta de autocuidado general: Puedes descuidar tu higiene personal, no atender tus necesidades médicas, o evitar actividades que promuevan tu bienestar general.
  5. Evitar el apoyo y el aislamiento social: En lugar de buscar apoyo cuando lo necesitas, puedes aislarte socialmente y evitar interactuar con otros, lo que puede contribuir a la autonegligencia emocional.

Recuerda que la autonegligencia implica descuidar tus propias necesidades emocionales, físicas y sociales, mientras que la autocompasión implica cuidarte a ti mismo de manera compasiva y amorosa, reconociendo que mereces tu propia atención y cuidado.

Ejemplo de Autonegligencia en un caso de TCA, ansiedad por comer y atracones:

Lucía ha estado lidiando con episodios de atracones y se siente angustiada por su relación con la comida. En lugar de practicar la autocompasión, se involucra en un patrón de autonegligencia:

  • Ignorar sus necesidades emocionales: Después de un atracón, Lucía se siente abrumada por la culpa y la vergüenza. En lugar de permitirse sentir y explorar estas emociones, las ignora y las guarda para sí misma. No busca apoyo emocional ni trata de comprender las razones detrás de sus atracones.
  • Descuidar su salud física: Después del atracón, Lucía se siente físicamente incómoda y cansada. Sin embargo, en lugar de cuidar de su bienestar físico, decide no comer nada durante el resto del día como castigo por el atracón. También evita beber agua y, en su lugar, se involucra en actividades estresantes, lo que afecta negativamente su salud física.
  • Evitar el apoyo profesional: A pesar de que ha tenido episodios repetidos de atracones y siente que su relación con la comida es problemática, Lucía evita buscar el apoyo de un terapeuta o especialista en problemas alimentarios. Siente que no merece ayuda o que no la necesita.
  • Ciclo de autonegligencia: Lucía se encuentra atrapada en un ciclo de autonegligencia, donde se ignora a sí misma tanto emocional como físicamente después de los atracones. Esto aumenta su malestar y la mantiene en un patrón de comportamiento poco saludable en lugar de buscar soluciones constructivas.

En este ejemplo, Lucía está practicando la autonegligencia al ignorar sus necesidades emocionales y físicas después de un atracón, evitando buscar apoyo y perpetuando un ciclo dañino de comportamiento.

En un mundo paralelo en el que Lucía se trata con autocompasión en su camino de superar un TCA y la ansiedad por comer….

Lucía ha estado lidiando con episodios de atracones y se siente angustiada por su relación con la comida. En lugar de caer en la autocrítica y la culpa después de un atracón, decide practicar la autocompasión:

  • Reconocimiento compasivo: Lucía se da cuenta de que ha tenido un atracón y que esto la hace sentir incómoda y ansiosa. En lugar de regañarse a sí misma, se dice a sí misma con amabilidad: “Está bien, esto ha sucedido, y es una señal de que estoy lidiando con algunas emociones difíciles”.
  • Conexión con la humanidad compartida: Lucía recuerda que muchas personas pasan por momentos similares en su relación con la comida. Sabe que no está sola en esto y que los atracones son una experiencia común para muchas personas.
  • Autoapoyo: En lugar de tomar medidas extremas como hacer una dieta estricta o ejercitarse en exceso para “compensar” el atracón, Lucía se trata con amabilidad. Decide tomarse un tiempo para relajarse, meditar y practicar la autorreflexión. También se asegura de beber agua y comer una comida balanceada cuando tenga hambre nuevamente, sin juzgarse por lo que ocurrió previamente.
  • Comprensión y aprendizaje: Lucía utiliza la experiencia del atracón como una oportunidad para aprender más sobre sus desencadenantes emocionales y patrones de alimentación. Se compromete a trabajar en su relación con la comida de manera saludable y a buscar apoyo de un terapeuta especializado en problemas alimentarios.

En este ejemplo, Lucía practica la autocompasión al tratarse a sí misma con amabilidad y comprensión en lugar de recriminarse por el atracón.

¿En qué le ayuda fundamentalmente?

La autocompasión le permite afrontar sus problemas con la comida de manera más saludable y constructiva, en lugar de caer en un ciclo de autocrítica y restricción. Es decir, abre la puerta de la recuperación de los TCA y cualquier problema y conflicto con la comida y el cuerpo.

La salida: ¿Cómo empiezo a cultivar la autocompasión y superar la autonegligencia para salir de un TCA y la ansiedad por comer?

Cultivar la autocompasión en tu relación con la comida es esencial para superar la autonegligencia, y que esto te ayude a salir de un TCA y cualquier problema alimentario como la ansiedad por comer.

Te muestro un paso a paso que puedes seguir de la mano del ejemplo de Lucía para que pueda salir de la autonegligencia y comenzar a cuidar de sí misma de manera más compasiva y saludable en relación con la comida:

Paso 1: Reconocimiento y Aceptación

Lucía debe reconocer y aceptar que está atravesando un patrón de autonegligencia en su relación con la comida. Esto implica admitir que ha estado ignorando sus necesidades emocionales y físicas, así como su bienestar en general.

Paso 2: Practicar la Autorreflexión

Lucía puede dedicar tiempo a la autorreflexión para comprender las razones detrás de sus patrones de atracones y autonegligencia. Puede llevar un diario de sus emociones, pensamientos y comportamientos relacionados con la comida para identificar patrones y desencadenantes.

Paso 3: Buscar Apoyo Emocional/Social

Es fundamental que Lucía busque apoyo emocional. Puede hablar con amigos de confianza o familiares sobre sus desafíos. También puede considerar unirse a un grupo de apoyo o buscar el apoyo de una persona profesional especializada en problemas alimentarios.

Paso 4: Abordar el Diálogo Interno

Lucía debe trabajar en cambiar su diálogo interno. En lugar de culparse o castigarse por los atracones, puede practicar la autocompasión. Puede decirse a sí misma frases amables como “Está bien sentirse así, todos enfrentamos desafíos” en lugar de críticas negativas.

Paso 5: Alimentación consciente y regulada.

Lucía debe cuidar de su bienestar físico. Esto implica volver a una alimentación nutritiva, flexible y regular. En lugar de saltarse comidas como castigo, puede hacer elecciones de alimentos nutritivos y escuchar las señales de su cuerpo en términos de hambre y saciedad.

Paso 6: Establecer Metas Realistas

Es importante que Lucía establezca metas realistas para su recuperación. Puede establecer pequeños objetivos que sean alcanzables y celebrar sus logros a medida que avanza en su proceso de autocuidado.

Paso 7: Búsqueda de Ayuda Profesional

Si Lucía encuentra que es difícil salir del patrón de autonegligencia por sí misma, es fundamental que busque la ayuda de un terapeuta o consejero especializado en trastornos alimentarios. Una persona profesional en psiconutricion, ansiedad por comer, y TCA puede proporcionar terapia adecuada, orientación y herramientas específicas para superar estos desafíos.

Paso 8: Práctica Continua de la Autocompasión

Lucía debe practicar la autocompasión de manera constante. Esto implica tratarse a sí misma con amabilidad y paciencia, reconociendo que todos tienen momentos difíciles y que está haciendo un esfuerzo para cuidar de sí misma.

Dos ejercicios prácticos:

Para finalizar, te dejo 2 ideas de ejercicios prácticos que puedas empezar a poner en práctica desde ya, las ideas que has presentado en tu post sobre autocompasión y autonegligencia en la relación con la comida:

  • Diario de autocompasión: Lleva un diario en el que anotes tus pensamientos y sentimientos relacionados con la comida y el cuerpo. Puedes utilizarlo como una herramienta para identificar patrones de autonegligencia y practicar la autocompasión escribiendo mensajes amables hacia ti misma.
  • Cartas de autocompasión: Escríbete una carta de autocompasión dirigida a ti misma. Es importante que expreses amablemente tus preocupaciones y desafíos relacionados con la comida y el bienestar, reconociendo que mereces amor y comprensión en lugar de autocrítica y rechazo.

Recuerda que salir de la autonegligencia lleva tiempo y esfuerzo, y es un proceso único para cada persona.

Es necesario que Lucía -igual que tú- sea comprensiva consigo misma a lo largo de este proceso y buscar apoyo siempre que sea necesario.

La recuperación es posible, y con el apoyo adecuado, Lucía puede aprender a cuidar de sí misma de manera más saludable y compasiva. Y tú, por supuesto, también.

¿Quieres dar un paso más para superar  un TCA, ansiedad por comer o cualquier conflicto con la comida y tu cuerpo?

  1. Asiste al TALLER ONLINE DE AUTOCOMPASIÓN de 2 h: Trátate bien (VER INFO)  2h de taller+ material complementario para seguir practicando en casa, día a día, por 29,99 euros
  2. Agenda una sesión de Psiconutrición Integrativa-> AQUÍ
  3. Llámanos o escríbenos por whatsapp: 695248920 
Sandra Navó

Soy Psicóloga& Psicoterapeuta& Nutricionista Integrativa (Nº Colegiada Psicología:COPC30744 y Nº Colegiada Nutricionista: CAT00106). ​Llevo 19 años acompañando a miles de personas de todo el mundo que están sufriendo por su cuerpo, por su forma de comer a que se liberen del sufrimiento, de las dietas, del malestar, de la ansiedad por comer y que se sientan por fin que son capaces de tener las riendas de su alimentación y de su vida. ¿Conectamos?

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: