Descubre qué puede estar sucediéndote y aprende cómo gestionarlo


Hoy quiero ofrecerte información sobre una de los motivos que puede estar afectándote si estás en un proceso de mejorar tu condición física y mejorar tu relación con la comida.

¿No te ha sucedido nunca que por mucho esfuerzo que hagas, parece que hay una fuerza inhumana que te tira para atrás?

Hoy te escribo este post  porque es algo que me he encontrado en consulta en varias ocasiones. Aunque cada ser es único y especial, en el fondo somos muy similares y nos afectan las mismas cosas.

SI yo he acompañado a varias personas con el mismo problema, seguramente habrá muchísimas más por el mundo, y con esta información pretendo ayudar a cuanta más personas mejor.

También a profesionales, los cuales seguramente se encontrarán con casos similares en consulta.

Bien, ¡empezamos!

Que el cuerpo exprese grasa como síntoma y una relación con la comida poco saludable son temas complejos.

Hoy me voy a centrar en uno de ellos:  La rebeldía como causa de sobrepeso emocional.

​La rebeldía como conducta natural

Todo el mundo me dice qué hacer y qué comer y yo estoy harta de que se metan en mi vida. Me quedo así como estoy” (Extraído de mis sesiones con permiso de la persona)

Cuando una madre (u otros familiares) nos ha prohibido ciertos alimentos, o nos pusieron a dieta, generalmente vamos a sentir la necesidad de comer más, y lo más probable es que hagamos lo contrario a lo que se nos dice.

En especial cuando entramos en la etapa adulta y ya podemos hacer "lo que nos de la gana".

También, puede existir una negación a seguir los cánones estéticos impuestos por la sociedad. Ya sea por naturaleza o porque hay algo en el pasado que nos ha causado dolor (burlas en el pasado, ser apartad@, bullyng, sufrir por una pareja con la que no te has sentido valorad@ o rechazad@ por tu físico...)

Un dolor del pasado escondido y manifestado en forma de rabia: "Yo soy así y quien me quiera tendrá que quererme así. Me niego a someterme"

La necesidad de crear una identidad propia

Esto sucede por tal de sentir que tenemos nuestra propia identidad. Y queda instalado en nuestro inconsciente sin que nos demos cuenta.

Esa necesidad de reafirmar nuestra personalidad.

Una necesidad de asegurar la propia identidad, aunque sepamos que esa forma de comer no sea sana.

La necesidad de una prueba de aceptación y amor verdadero: Soy mucho más que una "fachada"

Como explico en el libro Adiós a las dietas Si nuestros padres nos dijeron que estábamos gord@s y que necesitábamos adelgazar es posible que nos hayamos rebelado inconscientemente a su deseo y engordemos con la finalidad de  tener una prueba de su amor y aceptación. 

Es una reivindicación del propio valor y reconocimiento como "ser más allá de un físico". Y la prueba de que realmente existe amor puro más allá de esta "fachada".

 "O me quieren así o nada. Quien me quiera tendrá que quererme así, si no, es que no me quiere de verdad. Prefiero asegurarme de esta manera "

Lo mismo puede suceder con una pareja, si ya la tenemos, o si la buscamos. 

​Los fracasos en la consulta dietética

Aquí es cuando vienen los fracasos en consulta dietética: contra más se le diga a esta persona que tiene que comer mejor y/o tiene que adelgazar peor lo va a hacer, motivada por esta revolución interna.

Esto es debido a que se ha instalado una creencia inconsciente del tipo"No es bueno para mi adelgazar, o no es seguro".

Por lo tanto, inconscientemente "saboteo cualquier cosa que me ayude a bajar de peso".  Por muchas ganas que tenga, aunque piense que me va a cambiar la vida.

¿Quieres que alguien coma más de algo en concreto? Prohíbeselo

Cuando nos han prohibido o restringido un alimento (o tipos de alimentos) este pasará a ser como un tesoro prohibido y vamos a tener un deseo irrefrenable de comerlo.

Esto sucede por: 

  • Por la rebelión de hacer lo contrario a lo que nos han dicho que hagamos "¿Cómo? Qué me prohíben comer esto? ¡Pues ahora van a ver!"
  • Por el deseo y atracción natural que nos generan las cosas prohibidas.

El "boicot" en los intentos conscientes de bajar de peso 

Por ello, cuando un día tomamos la decisión consciente de adelgazar, si hacemos una dieta y nada más, todos nuestros esfuerzos se verán boicoteados.

Esto será así hasta que no se trabaje en la raíz.

Una vez se llega al origen y el bloqueo puede ser liberado, es entonces cuando se llega a la comprensión y a la coherencia interna.

Es a partir de aquí que el “beneficio secundario” del sobrepeso ya no tiene razón de ser.

Como beneficio secundario se entiende la ventajas o provecho inconsciente que sacamos del sobrepeso o de comer en exceso: Escapar del dolor, calmar el estrés, protegernos de algo o de alguien, seguir siendo un niño o una niña, rebelarnos ante una madre o padre estricto, ser fieles a patrones aprendidos en la infancia...

La relación con la comida:

También, es necesario trabajar la relación con la comida y reconciliarnos con ella hasta conseguir una relación amorosa, libre, consciente y natural.

Es entonces cuando lo que nos apetece es realmente lo que nos conviene. Poseemos una sabiduría y una intuición excepcional.

Cuando nos encontramos en coherencia, sabemos exactamente aquello que nos conviene en cada momento.

Tanto en calidad como en cantidad. Esta es nuestra verdadera naturaleza.

¿Cómo saber si esto es lo que me está sucediendo?

Es posible si te reconoces en alguno de los siguientes puntos:

  • Mientras lees este artículo algo se te remueve por dentro. (Algo hay ahí... y lo sabes)
  • Has vivido una situación similar a la que explico al inicio del artículo: Te han puesto a dieta en la infancia, te han prohibido comer según que cosas, te llevaban a muchos médicos para adelgazar, te sentiste en algún momento excluid@ con un "tú no puedes comer esto" mientras los demás disfrutaban entre risas del festín...
  • Sientes un nudo en el estómago, en el cuello o fuego por dentro cuando el/la dietista-nutricionista te dice lo que has de comer o lo que no puedes comer.
  • Tiendes a hacer lo contrario a lo que se te dice (y tienes sobrepeso o comes muy mal) 
  • Cuando te pones a dieta o intentas comer más sano lo vives fatal, como si fuera un castigo. 
  • Tienes el plato de verdura o ensalada delante y sientes tristeza
  • Te escondes para comer "marranadas" y sientes que es "tu momento", "tu templo". De alguna forma sabes que "está mal", pero te sientes mejor que nunca.

¿Cómo gestionar esta situación si es lo que me está sucediendo?

Te voy a dar #6 elementos clave que pueden ayudarte a gestionar esta situación.

Consciencia:

El primer paso es la toma de consciencia. Es decir, darte cuenta de qué es esto lo que te está sucediendo y puede ser el motivo del bloqueo a la hora de lograr tus objetivos.

Si te identificas en esta situación primero puedes sentir emociones desagradables y vivirlo como un fastidio.

Claro, es como un jarro de agua fría. Ahora bien, la toma de consciencia es el primer paso para la transformación. Ya estás en el camino de superarlo. Esto es algo muy positivo.

“Hasta que el inconsciente no se haga consciente seguirá dominando tu vida y tu lo llamarás destino.” Carl Jung

Click to Tweet

¿Cómo puedes tomar consciencia si intuyes que esto es lo que te está afectando pero no lo sabes seguro?

En primer lugar, si te has sentido identificad@ en uno de los puntos que he mencionado pero no lo tienes muy claro es importante que puedas acceder a partes de ti más profundas que es donde se encuentra la información.

Esto no se consigue forzándose a pensar. Pensando sólo puedes acceder a tu mente consciente. A aquello que ya sabes que sabes.

Si la respuesta se encontrase aquí, ya lo sabrías.  Y lo más seguro es que ya lo hubieras solucionado. 

Aquello que está en nuestro inconsciente es lo que más peso tiene en nuestra conducta

Te muestro estas dos partes de la mente (consciente/inconsciente) de forma muy breve y muy simple con la metáfora del iceberg: 

Te propongo 2 formas de acceder a tu inconsciente:​

  • Haz una meditación enfocándote en este tema, en tu forma de comer. Busca un sitio donde nadie te moleste, ponte una música agradable y tranquila, cierra los ojos, respira... Ábrete a descubrir lo que puede pasar tomando consciencia de tu cuerpo, tus sensaciones, los cambios que hay en ti... Déjate sorprender por lo que pueda aparecer, todo está bien... Es posible que te venga información, recuerdos... (Tienes meditaciones en audio en mi centro de recursos gratuitos)
  • Busca ayuda de un buen profesional especializado en psiconutrición o psicoterapeuta que disponga de las herramientas y capacidades adecuadas para acompañarte. 

# Aceptación y permiso para sentir (y expresar)

La aceptación es básica. Si no, no podemos solucionarlo. Aceptación de tu situación actual,  y aceptación de lo que sientes.

Que te invada la rabia es natural. Totalmente. Y por muy desagradable que sea y negativo que parezca, es positivo que aparezca ya que cumple una función, como todas las emociones. 

No obstante, la rabia es una emoción que está muy mal vista. Por ello, por lo general no nos permitimos sentirla.

Ni mucho menos expresarla. Y menos sentirla por unos padres, si es esto lo que te sucede.

Lo que nos sucede si no expresamos la emoción es nos queda “atascada”. Esto es en realidad lo que nos bloquea: No permitirnos sentir, ni expresar. 

No nos bloquea sentir la emoción, sino lo mal que nos sentimos por sentirla. Aquí empieza el bucle. Y una inversión de la energía de esta emoción.

En vez de ir hacia fuera, va hacia dentro. Esto puede ser una de las causa de hacernos daño, de castigarnos sin quererlo, ni darnos cuenta.

"Como no me permito sacar esto para fuera y ni puedo hacer daño a nadie, me lo hago a mi"

Pero esto no te va a pasar a ti. Ahora es el momento de sentirla, identificarla, reconocerla, aceptarla, respirarla.... y al fin... Soltarla. 

¿Cómo puedo gestionar la rabia (enfado, ira...)?

Te voy a proponer algunas opciones que pueden servir tanto si te encuentras en esta situación, como si no.

La rabia/ira/enfado está muy presente en nuestro día a día.

Y como te he dicho, tenemos tendencia a bloquear estas emociones que solemos llamarlas "negativas" (que no son negativas porque tienen su función pero suelen llamarse así porque son muy desagradables)

Bloquear/Tapar/Reprimir la emoción tiene consecuencias. Por ejemplo, tener un atracón. 

En general no nos han enseñado a gestionar las emociones. Casi que podría decir que nos han enseñado a "taparlas"

Así que vamos ello...

  • 1.  Practica el mindfulness: Te invito a leer este artículo del blog psicocode que habla sobre como gestionar la ira con el midfulness
    2.  Suéltala con el cuerpo: Puedes gritar (busca un espacio donde puedas hacerlo sol@ y tranquil@), pegar a un cojín, haz una sesión de terapia corporal, biodanza... puede servir darle golpes a un saco, hacer ejercicio intenso conectando con la emoción…
    3. ​ Escribe en un diario lo que sientes: Una manera de entrar más en contacto con tus sentimientos y con la razón por la que experimentas rabia, es anotar tus emociones al detalle.
    Otro ejemplo podría ser anotar los pensamientos rabiosos en un papel y luego romperlo lentamente mientras imaginas que también destruyes los sentimientos de rabia.
    4.  Arteterapia: Dibuja o pinta algo que exprese la forma en que te sientes. Enfócate en expulsar tus sentimientos y redirigirlos hacia una obra de arte.
    5. Aplícate Tapping-EFT: Te invito a utilizar esta herramienta de liberación emocional que puedes aplicártela tú mism@.
    6.  Ayúdate con lecturas:
    -->"Guía práctica para controlar tu ira" de Matthew McKay es psiquiatra y ha escrito numerosos libros sobre autoestima, relajación y psicología.
    Del libro se dice "Guía práctica para controlar tu ira indica a los lectores cómo trabajar de manera constructiva para minimizar la ira y la rabia... Incluye numerosas técnicas y ejercicios de autoayuda muy útiles y prácticos. ¡Un libro excelente!" Albert Ellis
    --> Para los profesionales os recomiendo el libro Domando al dragón” Un manual práctico y comprensible para guiar a los profesionales a ser eficaces en el tratamiento de adultos y adolescentes que sufren y expresan enfado patológico.
    Este libro ofrece un estructurado menú de las intervenciones científicamente validadas y de las estrategias más novedosas de tratamiento del enfado patológico, basadas en aproximaciones cognitivas, de entrenamiento de habilidades, conductuales y filosóficas.
    Páginas webs de cuentos para gestionar la rabia:

  • No eres un niño/ niña pero seguramente en tu interior reside un-a niño-a herido, -o un adolescente.-
    Te aseguro que estará muy contento-a y agradecido-a de que le leas unos cuentos que le ayuden a gestionar aquellas emociones que le afectan (y que nadie le ha enseñado a hacerlo...)
    Si tienes hijos y sobrinos puedes enseñarles a ellos mientras tú te beneficias del aprendizaje también. Es un win-win ; )
    6. Busca ayuda si no lo logras sol@:  ¡Hey! ¡no pasa nada por buscar ayuda! Al contrario, reconocer la propia vulnerabilidad es de valientes y demuestra tu fuerza.
    No es ni de locos, ni de débiles. 
    Todos necesitamos ayuda en algún momento (o muchos) de nuestra vida. Igual que tú ofrecerás la tuya algún día alguien que lo necesite con gusto. ¿O no?

# Perdonar y perdonarte

Meryland Cuevas, life coach, bloguera, madre, poeta, narradora, aficionada de las redes sociales y comprometida con el activismo por la justicia social y la igualdad de los seres humanos, escribe sobre el perdón en este post.


En él habla de que “Perdonar siempre es la mejor alternativa, ya que es la que nos ofrece la opción de sanar nuestras heridas emocionales, continuar nuestra vida sin cargar esa pesada carga del odio, rencor, ira y pensamientos negativos que nos afectan tanto psicológicamente y físicamente.”


Dice también que perdonar es una opción que uno mismo ha de elegir. Y que es un proceso. Totalmente de acuerdo.


“Debemos liberarnos del dominio que las personas que nos han herido ejercen todavía sobre nosotros mediante nuestro odio. Perdonar libera la memoria y nos permite vivir en el presente, sin recurrencias constantes al pasado doloroso. Si rabiamos por una ofensa, si planeamos vengarnos por un insulto, si el odio se aloja en nuestra alma, el otro continua ofendiéndonos día a día dentro de nosotros mismos, arrastrándonos al mal mayor” -Dr. Rafael Monserrate


Perdonar a quien nos ha dañado


Si el problema ha sido con tus padres, es esencial tomar consciencia que todos los padres dignos han hecho lo que han podido con los recursos que tenían en ese momento.


Lo natural es que lo hayan hecho pensando que era lo mejor para ti. Es posible que ellos lo hayan pasado mal en el pasado por culpa del peso.


Me he encontrado bastantes casos así. No es una justificación. Es comprensión. Es empatía. Es ponerse en sus zapatos, y entender el por qué han actuado así teniendo en cuenta su vida, su educación, sus creencias.


Aunque tú nunca lo hubieras hecho así des “de tu mapa” y tu experiencia de la vida, es necesario que puedas comprender que seguramente si hubieras vivido de la forma en que ellos han vivido, hubieras actuado del mismo modo.


El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió” - Madre Teresa de Calcuta


El perdón a uno mism@


Perdonarte a ti mism@ también, por haber estado tanto tiempo en esta situación y no haber encontrado solución hasta ahora.


Tú también has hecho lo que has podido para sobrevivir.

Y permíteme decirte: Lo has hecho lo mejor que has sabido y has podido.


Crearnos una identidad es algo que necesitamos para sobrevivir. En algún momento utilizaste la estrategia que supiste y pudiste para desarrollar tu propia identidad y poder manejarte en el mundo.


Aunque esto mismo a su vez te hay comportado consecuencias negativas. Tú no lo sabías.


# Compasión y Auto-compasión


El perdón es imprescindible así como la auto/compasión.


K. Neff dice en su libro “Sé amable contigo mismo”:
"Cuando aprendemos a ofrecernos cariño y comprensión a nosotros mismos, de manera habitual, también empezamos a sentirnos merecedores de cariño y aceptación"
“Cuando nos envolvemos en el cálido abrazo de la bondad hacia nosotros mismos, nos habituamos a sentirnos seguros y a salvo”.

También propone que cada vez que te asalte una oleada de inseguridad, o cada vez que te autocritiques dite a ti mism@: “Me quiero y me acepto tal como soy”. Es una forma de soportar emociones las sin sentirse superada por ellas.

La bondad hacia uno mismo hace soportable el sufrimiento.  Cuando nos tratamos a nosotros mismos como lo haría un amigo cariñoso, dejamos de estar absortos en el papel del que sufre:

“Si, duele, pero también siento cariño y atención”. “Soy el que consuela y el que necesita consuelo. Soy algo más que el dolor que siento ahora mismo; soy también la respuesta sincera a ese dolor”.


No tenemos mucho control sobre muchas de nuestras características personales (la personalidad con la que nacemos, nuestra constitución corporal, nuestra salud, la buena o mala suerte, etc.).


No obstante, sí que podemos aprender a ser amables con nosotros mismos cuando afrontemos nuestras limitaciones, y así sufrir menos por ellas.


# Libertad de elección


Lo que no nos damos cuenta mientras actuamos bajo patrones mentales inconscientes es que la mejor de las elecciones es la que nace des del equilibrio y en consonancia con nuestros valores más profundos.


En esencia son: la alegría, la dicha y el bienestar.


A partir de tomar esta consciencia podemos iniciar un nuevo camino des de la libertad, reconociéndonos y amándonos por lo que somos.


Y decidiendo en nuestra vida. Que para esto es nuestra.


Antes no pudimos elegir, no teníamos los recursos. Pero ahora sí. Tenemos recursos, podemos elegir y podemos transformar esto.


Así que ahora te pregunto: ¿Qué puedes hacer tú a partir de hoy para vivir tu proceso alineada con estos valores?
¿Qué eliges en tu vida?

# Agradece y transforma tu problema en una gran oportunidad

Un buen líder siempre transforma problemas en oportunidades. ¿Y tú? ¿Quieres coger las riendas y liderar tu propia vida?


Siempre intenté convertir cada desastre en una oportunidad. John D. Rockefeller
Click to Tweet

Mi forma de entender el sobrepeso y los desórdenes de alimentación es que pueden ser una maravillosa oportunidad si se utilizan como vías de autoconocimiento y crecimiento personal.

Ahora puedes agradecer a tu cuerpo que te haya mostrado en forma de sobrepeso que había algo para trabajar.  

Por hoy ya termino, ahora te toca a ti:

 ¿En qué punto te encuentras del proceso? ¿Te ha servido este post?  ¿Qué has descubierto?

Cuéntamelo en los comentarios y comparte si crees que puede ser de ayuda a alguien.

¡ MUCHAS GRACIAS!

Sandra Navó

Soy Psiconutricionista Integrativa creadora del Método SANNA y escritora del libro​ Adiós a las dietas. ​Llevo 15 años acompañando a miles de personas de todo el mundo a conocerse a través de su relación con la comida, a creer en ellas mismas, a que su cuerpo recupere el equilibrio hormonal y funcione en su máximo rendimiento, y con ello, desplegar todo su potencial. Ayudo a personas que están sufriendo por su cuerpo, por su forma de comer a que se liberen del sufrimiento, de las dietas, del malestar, de la ansiedad por comer y que se sientan por fin que son capaces de tener las riendas de su alimentación y de su vida. ¿Conectamos?

Click Here to Leave a Comment Below

Naia - 18/05/2017

Imperdible! Gracias por hacernos creer que hay una posibilidad…

Reply
Laura Nevada - 18/05/2017

WOW! GRACIAS Sandra!!!

Reply
Leave a Reply:

error: ¡Heeeey! No me copies : ( ¡Trabajo muy duro para crear contenido! Si te interesa lo que escribo, puedes compartirlo ; ) Muchas gracias y que trabajes bien