Todo lo que es necesario saber sobre la motivación para no decaer en el camino y recuperar el ánimo en el proceso.

¡Hola una semana más! Si estás leyendo este artículo, MUCHAS GRACIAS. Sé que tu tiempo es oro y te agradezco muchísimo que lo estés invirtiendo aquí conmigo.

Hoy te voy a hablar de un tema por el que recibo centenares de comentarios y mails:

La motivación a la hora de transformar la relación con la comida o cambiar hábitos

¡Empezamos!

Te expongo dos situaciones que seguramente te resultaran familiares. Son las que me encuentro en consulta, en los grupos y en los centenares de correos y comentarios que recibo.

SITUACIÓN A: Empiezas con muchas ganas pero decaes al cabo de poco

Lo preparas todo con mucha ilusión. Haces la compra de lo que tendrás que comer en los próximos días, te preparas bien, tienes tu pauta alimentaria colgada la nevera, ya te has inscrito en el gimnasio…

Estás radiante y te sientes con una fuerza increíble.

Pero sin saber muy bien por qué, al cabo de los días, las semanas, esta fuerza empieza a decaer progresivamente.

Hasta que llega a un punto insostenible en el que ya “lo dejas” diciéndote que ya lo retomarás más adelante.

“Empiezo la semana muy bien pero cuando pasan dos días me desinflo y <<caigo>>”

“Siempre me pasa lo mismo, empiezo muy motivada y al cabo de dos semanas me entra la desidia y con el estrés, todo el trabajo que tengo…. de repente llego un día a casa y me como cualquier cosa. A partir de aquí ya vuelvo a lo de antes…”

SITUACIÓN A: No tienes fuerzas para empezar

Lo has intentado tantas veces que piensas que no tienes solución. Estás quemad@, chamuscad@, desgastad@...

Hay una voz en ti que te insiste en que te quedes como estás, que para qué vas a sufrir si eres así y no lo vas a cambiar.

No obstante, a la vez algo dentro de ti te dice que lo intentes una vez más, deseas muchísimo lograrlo.

Pero no tienes fuerza, te sientes perdid@, y no sabes cómo empezar.

No estoy motivada.” “No encuentro la fuerza necesaria para empezar” “No tengo fuerza de voluntad, soy un desastre, no estoy nada motivada porque sé que no lo voy a lograr”

Dos situaciones diferentes pero a la vez con un punto en común: La falta de motivación.

¿Te resuenan? ¡A mi muchísimo! Por esto te entiendo, ¡lo he vivido en mi propia piel tantas veces!

En mis Programas en grupo en los que acompaño a las personas a cambiar su relación con la comida y lograr objetivos de peso, “no encuentro la motivación o la fuerza para empezar o para seguir...” es una de las expresiones que más escucho el primer día. También en los programas individuales. 

Por ello el post de hoy.

Voy a atender en él estas 4 cuestiones esenciales que es necesario tener en cuenta a la hora de hacer un proceso de cambio de hábitos, bajar de peso y mejorar la relación con la comida: 

  • ¿Qué es la motivación realmente?
  • ¿Es realmente tan importante y un factor determinante a la hora de conseguir nuestras metas?
  • ¿Por qué decaemos a medio camino?
  • ¿Qué hacer si no encontramos salida?

En el post de la semana que viene seguiré con este tema aportándote 30 claves para aumentar la motivación ; ) 

1. ¿Qué es la motivación realmente?

Muchas veces hablamos sobre ella pero pocas sabemos realmente lo que es y qué es lo que influye en ella. Y ella en nosotr@s.

Motivación viene del latín motivus lo cual significa movimiento. Por lo tanto, como su nombre indica motivación es movimiento es aquello que:

Te empuja. Te arrastra. Te lleva.

Jonathan García-Allen psicólogo director de comunicación del reconocido portal de psicología Psicología y Mente y autor de «Psicológicamente hablando: un recorrido por las maravillas de la mente», nos la explica de esta manera:

“La motivación se puede definir como el proceso que inicia, guía y mantiene las conductas orientadas a lograr un objetivo o a satisfacer una necesidad.Es la fuerza que nos hace actuar y nos permite seguir adelante incluso en las situaciones difíciles. Ir a buscar un vaso de agua cuando uno tiene sed, estudiar durante toda la noche para aprobar el examen de conducir que tanto se desea o entrenar duro para ser el mejor de un campeonato, son posibles gracias a ésta.Sin embargo, al igual que los retos y los proyectos que nos proponemos son muy variados, los tipos de motivación de los que nacen nuestras fuerzas para lograr nuestros objetivos también lo son.”

Podéis leer también su artículo sobre los tipos de motivación que existen.

Enrique Rojas Marcos, catedrático de psiquiatría y autor de varios libros de autoayuda, motivación y autoestima, dice sobre la motivación: “La motivación es siempre la representación anticipada de la meta, lo cual conduce a la acción. A través de ella nos vemos llevados a realizar ese algo valioso que hemos elegido. A la larga debe ser alcanzar algo que nos llene realmente o también, pretender el mejor desarrollo personal.” 

Motivación y la fuerza de voluntad ¿Qué relación tienen?

La voluntad tiene mucho que ver con la motivación. Son dos términos que se influyen el uno al otro.

Mediante la voluntad podemos aumentar la motivación. A su vez, la motivación alimenta la voluntad.

Estar motivado es querer algo "de verdad de la buena" Elegir algo con todo nuestro ser y que verdaderamente nos haga vibrar y merezca la pena alegría el esfuerzo que hay que hacer por lograrlo. 

Todos somos potencialmente voluntariosos. La fuerza de voluntad es una capacidad del ser humano.

Como consecuencia, todos tenemos la capacidad de motivarnos. Lo único que sucede es que hay varios factores que pueden afectar en nuestra voluntad. Seis de ellos muy importantes son:

  • 1. La voluntad ha de ser entrenada, desarrollada y madurada para que pase de ser una capacidad a una habilidad.
  • 2. No es suficiente si en nuestra mente inconsciente hay creencias, dolor o bloqueos que nos impiden acceder a ella y nos tiran para atrás
  • 3. La influencia del contexto y el entorno.
  • 4. El miedo/resistencia al cambio (os hablo sobre ello en este post mío (muy antiguo por cierto) 
  • 5. Cuando el esfuerzo se convierte en sufrimiento y en una “lucha a muerte”

La fuerza de voluntad es como un músculo, hay que trabajarla constantemente. En mi caso es una lucha constante, ya que hay gente de mi entorno más cercano que no saben o no entienden el valor del esfuerzo y la constancia. A veces es difícil no dejarse llevar por esas voces que te dicen que no vale la pena tanto sacrificio, pero cuando después de un tiempo recoges los frutos de tu trabajo, vale la pena. Hay que mantener esa sensación en mente.” Comentario de una seguidora en mi página de Facebook

  • 6. La influencia del marketing o publicidad engañosa de “Dietas milagro” o “Programas que no requieren esfuerzo ni fuerza de voluntad”

Esfuerzo vs sobreesfuerzo: 

Para transformar la alimentación, la relación con la comida, etc.  se necesita esfuerzo.

Pero aquí quiero matizar:

1. No se requiere esfuerzo para obtener resultados de cambio. Se necesita esfuerzo para sembrar y regar. Los frutos vendrán solos.

2. Yo apuesto por un esfuerzo gustoso. No se trata de esforzarse más, sino hacerlo diferente. 

Un esfuerzo que puede ser tan satisfactorio o bien el propio camino o bien los beneficios obtenidos, los cuales pueden llegar a ser tan satisfactorios y enriquecedores que un@ casi ni se da cuenta de dicho esfuerzo.

Lo que nunca jamás será positivo es que el proceso se convierta en una lucha desgastante. Esto ya es otra cosa.

Así no hay aprendizaje, no hay evolución, no hay satisfacción.

No sirve para nada. Bueno si, para sufrir y abandonar al cabo de poco con kg de fatiga, de frustración y rabia. 

Nuestra mente nos protege del sufrimiento: 

Además, es muy desagradable. Nadie quiere sufrir. De hecho, nuestra mente nos protege del dolor emocional. 

Por lo tanto, en general, hará lo posible para boicotear cualquier cosa que nos genere sufrimiento.

Digo en general porque hay casos específicos en los que hay una adicción al sufrimiento.

Cuando el esfuerzo tiene una verdadera gratificación a largo plazo, ahí se produce una secuencia psicológica muy importante.

Pero ojo, no hablo de esfuerzo desgastante o sobreesfuerzo, sino más bien, como hablo en este post de INSTAGRAM, invertir la energía en algo que nos merece la pena, la alegría. 

Cuidado en creer que solo podemos a base de fuerza de voluntad: Quizás creer que el obstáculo es la falta de fuerza de voluntad es el verdadero obstáculo. 

Si me esforzara más podría dejar de comer y hacer bien la dieta. Me hace falta más fuerza de voluntad."


O nos lo hemos dicho o nos lo han dicho, o lo hemos escuchado. ¿Verdad? 

 Nada más lejos de la realidad.

Recurriendo únicamente a la fuerza de voluntad, podremos apartar el síntoma, mantenernos firmes por una semana, un mes..
Pero, ¿qué sucederá cuando pasemos por un fuerte periodo de estrés? ¿Qué sucederá si pasamos por una situación difícil? ¿O cuando estemos muy cansadas?


Quizás también, podemos haberlo "superado" a base de voluntad, pero el síntoma se  puede expresar tomando otra forma diferente:
Pasar de la dieta severa al consumo de tabaco y viceversa.
Consumir drogas, compras, exceso de gym, etc.


En mi libro uso esta metáfora: Si el incendio se ha originado en el sótano, por mucho que echemos agua en el 2º piso, podremos mantenerlo controlado pero no lo apagaremos del todo


Tendremos que ir sí o sí al lugar donde se originó.


¿Cuál puede ser el foco?
Será necesario acceder a las profundidades de la consciencia, donde reside el origen de las conductas, la sede de nuestras creencias, memorias, emociones bloqueadas, traumas, patrones, el vínculo emocional con la comida, etc.


Conectar con nuestra espiritualidad, ser cada vez más esencia e ir soltando las máscaras, patrones autoprotectores, falsas identidades, EGO… Todo aquello que nos ha ayudado a sobrevivir, pero ahora nos limita y nos mantiene atrapados.


Asimismo, conocer y equilibrar a nuestro cuerpo por la posibilidad de desajustes orgánicos, hormonales específicos que alteran las señales de hambre y saciedad, nuestro ánimo..


De este modo, cuidarnos, ya sea comiendo nutritivo y placentero, u otra autocaricia, será la consecuencia de una relación sana con nosotros mismos, con la comida, y con la vida.

Y dejará de ser una lucha a contracorriente, un esfuerzo desgastante.


El verdadero inicio de la sanación puede empezar por dejar de esforzarse por controlar, y aceptar que se ha perdido el control.

Esto es la rendición.


No hablo de rendirse a encontrar una solución. Sino, rendirse a la lucha contra el síntoma y contra uno mismo.

También, rendirse a intentarlo del mismo modo que sabemos que no nos ha funcionado y que alimenta la fantasía de: "esta vez sí", y la euforia, la misma que nos lleva al pozo profundo.

​Tú que me lees eres una persona voluntariosa, con un gran potencial y todos los recursos que necesitas para lograr aquello que te propones-dentro de un marco de realidad-.

Si no lo estás logrando, es que hay algo que necesita ser atendido todavía. Y no estás solx en el camino. 

No te hace falta más voluntad, solo la voluntad de sanar

2. ¿Es realmente tan importante y un factor determinante a la hora de conseguir nuestras metas?

Sí. Verdaderamente es esencial. Es uno de los factores esenciales para hacer un cambio.

Steaben Covey nos mostró en su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” que hay 3 elementos claves para que se cree un hábito:

Uno de estos elementos clave como puedes ver es la motivación.

De todas maneras haría un matiz aquí sobre el apartado de “deseo”.

Deseo apunta hacia algo más efímero, más inmediato y cambiante.

Muchas veces podemos ir de deseo en deseo siendo esclav@s de lo inmediato. Yo lo cambiaría por querer hacerlo o voluntad de hacerlo.

Que al final es lo mismo.

La motivación, además de empujarnos, es aquello a lo que nos agarramos como un bote salvavidas para no decaer.

Aquella fuerza interna que nos ayuda a seguir a pesar de los obstáculos y las dificultades.

También es aquello que nos da empuje para levantarnos cada mañana.  Nos da vidilla y chispa para vivir la vida con pasión, ilusión y alegría. 

Motivación no es energía, ni ganas. Esto es la consecuencia.

Motivación es tener motivos para hacer algo y sacar la energía de donde haga falta. 

Y motivos MUY IMPORTANTES: Aquello que valoramos realmente, que al fin, son nuestros valores. 

¿Qué pasa si no tengo la motivación adecuada o suficiente?

Sencillo: No tendrás la fuerza para seguir. O para empezar. He aquí lo que seguramente te sucede o te ha sucedido.

La motivación es un tesoro de nuestro proceso que es necesario encontrar, cuidar, pulir y potenciar.


“Cuando estamos motivados por metas que tienen un significado profundo, por sueños que necesitan completarse, por puro amor que necesita expresarse, entonces vivimos verdaderamente la vida.” 

Greg Anderson.

A su vez, es el motor que nos ayuda a hacer frente aquellos obstáculos

Decidir desde nuestra parte adulta lo que es bueno para nosotros mismos. Sim vivirlo como una imposición, ni tampoco caer en "al diablo con todo". 

Esto significará en algunas ocasiones contenernos (que no reprimirnos) ante las gratificaciones inmediatas en pos de la obtención de una gratificación postergada.

Una gratificación a largo plazo es mucho más profunda, satisfactoria y duradera.

También, es algo que nos aporta plenitud, alegría profunda, realización personal, bienestar.

A su vez fomenta nuestro desarrollo y crecimiento personal y espiritual.

Y, al mismo tiempo, podremos darnos el permiso de aquellos placeres que quizás a priori no parecen tan saludables, pero que pueden nutrir nuestra salud, equilibrio y bienestar de la forma que necesitamos en cada momento.

El secreto está en usar la vía del medio de forma libre, responsable y placentera. 

3. ¿Por qué decaemos a medio camino?

Además de estar íntimamente relacionada con nuestra voluntad, nuestra motivación depende en gran parte de nuestras creencias.

Si tú crees que puedes, que eres capaz quete lo mereces… ¡Genial! Catapulta casi segura al éxito. Pero si no, por muchas ganas que tengas, tus esfuerzos seguramente se verán boicoteados.

Y en un pis pas pasas de tener una fuerza increíble a un estado de apatía, desánimo y desgana aplastante. 

“Lo único que se interpone entre ti y tu sueño, es la voluntad de intentarlo y la creencia de que en realidad es posible.”  Joel Brown

Click to Tweet

De repente, sin saber por qué, dejas lo que habías empezado con tantas ganas y confirmando todavía más el “no soy capaz” que te impedirá todavía más la próxima vez que quieras intentarlo.

Si es que lo intentas de nuevo, claro. 

O te prometes a ti mism@ que "hoy no picaré nada de nada y lo haré perfecto" pero llegan las 17:00 el hambre te aprieta y de nuevo vuelves a comer lo de siempre y como siempre.

“¿Cómo puede ser? ¡¡¡Si hace un par de horas me estaba jurando a mi misma que me mantendría firme!!”

¿Te resulta familiar? A mi muchísimo. En mi caso, las personas que me rodean siempre me han considerado una persona muy voluntariosa.

Sin embargo ha habido varios objetivos o tareas que acababa procrastinando siempre. Me daba mucha rabia. (A día de hoy hay cosillas por ahí que se me resisten todavía...)

Era como la espinita clavada que no me dejaba estar del todo bien. “¿Por qué no lo consigo? ¿Por qué siempre me lo pongo como tarea y al final no la hago?”

El tiempo y el trabajo personal me ha demostrado en todos los casos que no conseguía lo que me proponía, es que había algo detrás, juntamente con la falta de un plan estratégico.

Los boicots internos: Aquello que nos “tira hacia atrás”

Lo que suele haber detrás son los “boicots internos”. Son creencias inconscientes que nacen de experiencias del pasado, normalmente.

Es como si de alguna manera nuestro inconsciente nos está protegiendo.

La creencias dirigen nuestra conducta y “pesan” más que la voluntad

Es posible que conscientemente quieras hacerlo y te pienses capaz pero a nivel inconsciente está actuando una creencia en base a experiencias del pasado y "te sabes" y "te sientes incapaz"

Ya sea relacionado con haber fracasado con dietas, intentos anteriores, o con otro tema totalmente diferente pero relacionado con haberse visto comprometida “tu capacidad”.

Así que si lo has intentado muchas veces y acabas dejándolo siempre es muy probable que haya alguna creencia por allí que de alguna manera te esté impidiendo conseguir el objetivo.

¿Planificamos nuestras vacaciones y no lo hacemos con algo tan importante?

¡Es muy curioso! ¿No crees? 

La falta de motivación puede ser debido a ello. Si no sabemos ni a dónde vamos, ni cuando llegaremos ni tiene importancia... No nos vamos a mover.

Menos aún cuando hay inputs a nuestro alrededor que nos distraen constantemente. 

4. Recursos externos: ¿Qué hacer si no encuentras la salida?

Existen momentos difíciles, de desánimo, cansancio… De desmotivación total vaya.

Momentos que tod@s, en alguna ocasión, hemos pasado y pasaremos. Así es la vida. Y de alguna manera,  también está bien.

La frustración nos empuja a buscar otra manera de lograrlo.

Siempre que no nos quedemos ahí atascad@s mucho tiempo, revolcándonos en el dolor y las lamentaciones.

El tiempo justo para gestionarlo, liberarlo y aprender de ello. De tal manera que cuando nos recuperemos, habremos llenado nuestra "mochila de vida" de recursos, sabiduría, empatía y experiencias enriquecedoras.

La frustración puede ser constructiva si la usamos como motor de acción.

Aunque cuando estamos "dentro del pozo" no lo podemos ver, claro, pero cuando salimos de él (Porque salimos, eh! )

¿Es diferente verdad? ¿Eres la misma persona o algo ha cambiado?

Si te "has caído" o te has dado por vencido@, te animo a que lo vuelvas a intentar.

Ahora, prueba de otra manera.

Seguro que hay alguna manera de encontrar tu bienestar

"La derrota no es el peor de los fracasos. No intentarlo es el verdadero fracaso" George Edward Woodberry

"Cáete siete veces y levántate ocho" Proverbio japonés.

"Cualquier cosa que la mente del hombre puede concebir y creer, puede ser conseguida" Napoleon Hill.

Como siempre digo, una opción es buscar ayuda o investigar sobre ello para descubrir qué creencias están operando en ti y para que puedan acompañarte a “salir a flote”.

Todos tenemos todos los recursos necesarios para llevar a cabo aquello que deseamos aunque en alguna ocasión de nuestras vidas, sea por lo que sea, no los vemos o no los encontramos y no sabemos cómo tirar adelante.

Cada persona es un UNIVERSO.

Por tanto, es necesario ver qué está pasando por su vida en estos momentos, para poder acompañarla a conectar y expandir los recursos que hay en su interior.

Si uno está bloqueado, necesita algo más que utilizar el pensamiento positivo, Más aún si dentro hay una vocecita que nos dice "no me lo creo".

Pero a veces, algún recurso externos como una frase, una conferencia, un abrazo, y en este caso un vídeo, pueden alentar muchísimo y dar ese pequeño “empujón” que se necesita en determinados momentos.

Por lo tanto, para finalizar el post de hoy te quiero mostrar varios recursos en forma de vídeo y audio de personas inspiradoras para que puedan acompañarte en tu camino:

1. Adriana Macías, una mujer realmente inspiradora y motivadora

Aunque es un vídeo antiguo promocional de su libro, pienso que es precioso y siempre que lo veo me llena de emoción y inspiración.

De todos los grandes mensajes que da, me quedo con este: “Aunque te falte una herramienta esencial, siempre habrán alternativas para tirar adelante, cumplir tus sueños y lograr todo aquello que te propongas.”

Pero creo que sobran palabras... Así que te invito a que lo mires

2. Lizzie Velazquez. Otro ejemplo inspirador de superación personal. Llamada “La mujer más fea del mundo”

Lizzie nació con una extrañísima enfermedad que sólo padecen dos personas en el mundo. No tiene prácticamente grasa corporal y pesa sólo 27 kg.

No puede ganar peso y necesita alimentarse en pequeñas cantidades varias veces al día. Es ciega del ojo derecho y tiene visión limitada en el otro.

Entre otras dificultades de la vida que ha vivido, sufrió un bullying terrible. Pero nada de eso la detuvo, ni la definió; al contrario.

Todo esto la impulsó a luchar, a tirar hacia delante utilizando las dificultades como retos, aprendizajes y superación personal y a convertirse en escritora y oradora motivacional.

13 minutos imperdibles de principio a fin, pero en especial sus últimas palabras y reflexiones:

"Usé a las personas que me decían que no podía hacer esto, para motivarme. Utilizo su negatividad para prender mi fuego, para seguir. Usen eso. Usen esa negatividad que tienen en sus vidas para ser mejores, porque les garantizo que ganaran. Quiero terminar preguntándoles de nuevo y que cuando te vayas de aquí te preguntes: "¿Qué me define?"

No tiene desperdicio verla. En mi opinión, 13 minutos muy bien invertidos, y más teniendo en cuenta que pasamos de media 3 horas navegando por internet.

 3. Jennifer bricker, la increíble gimnasta sin piernas

Jennifer nació sin piernas y sus padres biológicos la abandonaron en un hospital al nace.

Una familia maravillosa la acogió, la crió y sobretodo le enseñaron a no rendirse jamás.  Tenían una norma nunca digas 'No puedo'. 

Ella fue digna alumna de tan preciada lección. Nunca lo dijo, ni actuó "como sí".

Para parar y reflexionar... ¿no? Si a ella que le faltan DOS herramientas tan y tan importantes no se ha puesto límites y ha logrado aquello que se ha propuesto, ¿por qué yo tú no has de poder superar o solucionar lo que te sucede?

Te propongo unas preguntas de reflexión:

¿Qué necesitas hacer (o no hacer) para cambiar tu situación? ¿Qué puedes hacer tú para salir de esto? Y en vez de "Por qué" "¿Para qué me está sucediendo esto (o estoy así)? y ¿Qué puede haber de positivo y de aprendizaje en esto que me está sucediendo?

4. Personas más cercanas como Nuria que pasaron de la obsesión por adelgazar a un camino de paz y bienestar. Te lo cuento en ESTE POST

Bien, por hoy termino, muchas gracias de nuevo por haberme leído hasta aquí. Espero que te haya servido el post ; ) 

Venga va, ahora te toca a ti dejarme un comentario para saber:

¿Qué te ha parecido? ¿En qué te has sentido identificad@? ¿Te han servido los recursos del artículo? ¿Qué haces tú para subir motivarte?

Tú eres lo más importante aquí. Eres el/la auténtico protagonista. Sin ti mi trabajo no tendría sentido.

Así que me gustaría de verdad “escucharte” para conocerte más y saber si lo que escribo te sirve para seguir escribiendo los mejores contenidos.

Piensa que si no me dices nada, no puedo saber si el tiempo dedicado está sirviendo para ayudar a alguien y hay alguien ahí detrás de la pantalla que le gusta mi trabajo ; ) 

¡¡¡¡Muchas gracias!!!!

Sandra Navó

Soy Psiconutricionista Integrativa creadora del Método SANNA y escritora del libro​ Adiós a las dietas. ​Llevo 15 años acompañando a miles de personas de todo el mundo a conocerse a través de su relación con la comida, a creer en ellas mismas, a que su cuerpo recupere el equilibrio hormonal y funcione en su máximo rendimiento, y con ello, desplegar todo su potencial. Ayudo a personas que están sufriendo por su cuerpo, por su forma de comer a que se liberen del sufrimiento, de las dietas, del malestar, de la ansiedad por comer y que se sientan por fin que son capaces de tener las riendas de su alimentación y de su vida. ¿Conectamos?

Click Here to Leave a Comment Below

Monica - 11/12/2018

Hola Sandra , mi nombre es Mónica y me siento muy muy identificada con todo….después de años y años de atracones y pelear con mi cuerpo sin comprender que sucedía leerte ha sido un gran alivio para empezar a entender algunas cosas. Gracias de antemano porque voy a seguirte muy de cerca para seguir intentandolo porque solo los que padecemos esto lo sabemos, respecto a tu post de motivación yo personalmente la encuentro a corto plazo es decir pequeñas metas que cuando llegan me vuelven esas voces y recaídas… no tengo ni idea el por qué de esto …pero si que no nada más que me gustaría solucionarlo.

Reply
    Sandra Navó - 04/03/2019

    Muchas gracias Mónica y disculpa por el retraso en contestar, hubo un problema con una aplicación y no me daba aviso de los comentarios.
    Gracias por tus palabras, por compartir, por tu amabilidad y por el tiempo de leerlo y comentar.
    Puedes empezar por ver los vídeos y recursos de mi zona de subscriptores, es gratuito. Y quizás poco a poco vayas comprendiendo más y a encontrar pistas de por dónde empezar. Puedes acceder aquí: https://sandranavo.com/regalos/
    ¡Un abrazo bien grande!

    Reply
Jorge - 15/09/2017

Muy buen artículo. No había descubierto tu blog aún, y la verdad es que tienes un contenido excelente, Sandra. Un placer pasar por aquí y encontrarme esta joyita.

Reply
Manuela Jimenez - 26/05/2017

Sandra te leo siempre pero nunca comento. No sé muy bien que decir o me da cosa, pero claro que si nos ayudas mucho y yo espero que sigas publicando porque me sacas una sonrisa y un halo de ánimo cada vez que te leo tanto en las redes como en tus artículos.
Un gran abrazo, sigue así porfa y muchas gracias!!

Reply
    Sandra Navó - 04/06/2017

    Muchísimas gracias Manuela, de corazón. Es un gran honor tenerte como lectora y recibir este comentario tuyo.

    Reply
elena P. - 25/05/2017

Ahora entiendo lo de los boicots… siempre me he creido incapaz y ahora veo una luz de que puede ser posible que haya algo detrás que me lo impidiera¿¿??
Ahora a trabajar a nivel personal… gracias Sandra

Reply
    Sandra Navó - 04/06/2017

    Gracias a ti Elena. Claro que sí, tú no eres incapaz. En todo caso, te creíste incapaz pero ahora puedes ponerlo en duda y abrirte a nuevas posibilidades. Un fuerte abrazo y adelante!

    Reply
Marta - 25/05/2017

Yo no encuentro la fuerza pero tu artículo y palabras me han ayudado y estoy con la energía activada. Muchas gracias por estar aqui y ofrecernos tanto apoyo

Reply
    Sandra Navó - 04/06/2017

    Qué alegría Marta! Me encanta leer comentarios como el tuyo. Gracias a ti por estar aquí puesto que sin ti ni personas como tú esto no tendría ningún sentido. Abrazos!

    Reply
Antonia - 25/05/2017

Buenisismo! Yo me identifico con la situación b pero ahora lo veo y me siento distinta. Muchas gracias Sandra!!

Reply
    Sandra Navó - 04/06/2017

    Qué bien Antonia!!! A seguir entonces! Adelante y espero seguir sabiendo de ti y de tus avances ; ) Un fuerte abrazo!!! Gracias mil por comentar!

    Reply
Leave a Reply:

error: ¡Heeeey! No me copies : ( ¡Trabajo muy duro para crear contenido! Si te interesa lo que escribo, puedes compartirlo ; ) Muchas gracias y que trabajes bien